¿Potencia la Administración Pública el crecimiento de sus empleados?

 

damas

 

“Existe algo mucho más escaso, fino y raro que el talento. Es el talento de reconocer a los talentosos.” Hubbard, Elbert

Me canso de leer en diferentes foros que las empresas  cada vez toman más conciencia de la importancia de cuidar el talento de los trabajadores ya que se han dado cuenta de que su trabajo y motivación es lo que mantiene a la empresa en condiciones de destacar y ser competitiva.

La movilidad empresarial, que tanto se potenciaba, parece que está de capa caída. Las empresas están optando por retener el talento, ya que parece más rentable mantenerlo que sustituirlo por uno nuevo. Por el gasto que  implica la inversión en la formación para la adaptación a los protocolos y la filosofía de la empresa, tanto económica como humanamente.

Paradójicamente en la Administración, donde el personal se mueve poco por eso de la estabilidad del puesto, nadie se preocupa del talento ni de la motivación de los trabajadores y así nos va.

Seguir leyendo

Publicado en Administración local, Administración pública, pensamientos | Etiquetado , , , , , , , , , | 10 comentarios

Yo pineo ¿Tú pineas? Pinterest en la Administración Pública.

pinterest“Allí está el fastuoso escenario de la vida para los que saben mirar un poco.”

Cieri Estrada, Doménico

Ya he hablado en otros posts sobre la utilidad que redes sociales como Facebook y Twitter pueden tener para las administraciones públicas en su estrategia de social media. Partiendo de la base de que no todas las herramientas son válidas para todos y que hay que analizar bien que plataformas pueden sernos más útiles y a cuales deberemos dedicarles mayor esfuerzo para estar más cerca de los ciudadanos hoy me gustaría hablar de Pinterest.

Pinterest es problablemente la red social que ha crecido más si tenemos en cuenta que empezó en periodo de pruebas el año 2010, siendo en estos momentos la tercera red social más usada en Estados Unidos. Seguir leyendo

Publicado en Administración local, Administración pública, cultura, pensamientos, Redes sociales | Etiquetado , , , , , , , , , | 2 comentarios

Prospectadores culturales: Una nueva forma de mirar, una nueva forma de actuar.

                                                                      “Como fuerza social, un individuo con una idea prospectadoresvale por noventa y nueve con un solo interés.”  

 Mill, John Stuart

En esta nueva sociedad que estamos construyendo, donde un cambio de mentalidad se está gestando, donde ya no se pueden ver los toros desde la barrera, sino que las personas debemos tomar partido, debemos opinar, debemos proponer y debemos exigir si no se nos escucha, no hay cabida para un público pasivo.

La Cultura no necesita espectadores ni consumidores necesita prospectadores que aporten, que expliquen lo que les gusta y que se involucren tanto en lo que quieren que lleguen a convertirse en parte activa de la creación, en productores de lo que quieren hacer, ver, escuchar, leer,… para llegar a ser la persona que quieren ser.

Desde la administración, desde las instituciones, desde las industrias culturales también, hemos ofrecido productos culturales pasados por nuestro tamiz. Hemos sido prescriptores. Proponiendo en nuestras  programaciones aquello que creíamos iba a gustar a nuestros ciudadanos.

Los Gestores Culturales somos mediadores entre la oferta cultural y el público. No es que eso esté mal, alguien tiene que hacerlo. Y pienso que en muchos casos, al menos en la oferta pública, se intenta hacer con criterio, a veces más acertado y a veces menos y en base a unos objetivos, aunque esos, en muchos casos, se escribieron en su día y pocas veces se revisan y evalúan.

La realidad es que somos mediadores porque no podemos ser otra cosa ya que, hasta ahora, tratamos con un público escaso y displicente que recibe una programación y si le interesa la compra y si no la deja, pero sin expresar opinión, sin discutir o proponer alternativas. Seguir leyendo

Publicado en Administración local, Administración pública, cultura, espectadores, pensamientos, Política, prospectadores, Redes sociales | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , | 7 comentarios

Un nuevo Año

20131224-095915.jpg

Mi deseo para este 2014: Que no perdamos la ilusión. Porque los sueños muchas veces se hacen realidad.
No dejemos de perseguir nuestros sueños.

Imagen | Publicado el por | Deja un comentario

El cambio en la gestión de la Cultura en la Administración Pública.

cultura

No es saludable estar bien adaptado a una sociedad profundamente enferma. Hiddu Krishnamurti

En Cultura, en la Administración Pública, no siempre y no todos, en muchas ocasiones, hemos priorizado más el continente que el contenido y, la mayoría de las veces, lo hemos hecho de espaldas a las personas, promoviendo el clientelismo.

Hemos ofrecido Cultura a coste cero. Fomentando en el ciudadano la creencia de que la Cultura no vale nada. Financiando proyectos externos al 100%, repartiendo el dinero público, sin analizar lo que esos proyectos aportaban a la sociedad, sin estrategias claras ni objetivos concretos.

En muchos casos nos hemos limitado a programar actividades y gestionar espacios sin tener muy claro ¿por qué?, ¿para qué?, ¿para quién? y ¿a qué coste?

Hemos olvidado la importancia de educar para apreciar la Cultura, para entenderla y para valorarla.

Hemos potenciado la Cultura florero, utilizándola de manera banal y como mero accesorio, sin tener en cuenta que la Cultura puede ser bella e inocua, pero también incómoda y contestataria. Seguir leyendo

Publicado en Administración pública, cultura, pensamientos, Política | Etiquetado , , , , , , , | 4 comentarios

Administración pública abierta al ciudadano

la foto 1En vez de mirar a las personas como seres que se limitan a reaccionar sin alternativas, miremoslas como partícipes activos en el modelado de la realidad.             Peter Senge

Existe un núcleo de personas cada vez más amplio que pregonamos la necesidad de un cambió en la administración pública para conseguir sobrevivir.

Son muchos años de trabajar para el administrado, sin mirarle a la cara, sin hablar de tú a tú, sin tenerlo como referente y sin focalizarlo como el centro de nuestras acciones.

Nos hemos preocupado por protocolizarlo y procedimentarlo todo, por tener las mejores instalaciones y por competir con nuestras administraciones superiores e iguales. Pero en ningún momento, ni por asomo, hemos pensado en que todo ello debería dirigirse a dar un mejor servicio al ciudadano y a acercarnos a este no como padres o profesores que aleccionan y dirigen, sino como hermanos o amigos que ayudan y aconsejan e intentan hacer la vida más fácil y no complicarla, que es lo que conseguimos la mayoría de las veces.

Hablo del cambió hacia la administración 2.0 que se traduce en una nueva manera de entender el servicio al ciudadano, con mayor nivel de exigencia, practicando la transparencia, la eficiencia, la colaboración, la innovación y el control del gasto. Simplificando el papeleo y las gestiones. Explicándoles y comunicándoles las políticas y haciéndoles partícipes de las decisiones que más les afectan antes de que se produzcan. Dando a conocer los presupuestos, evaluando las actuaciones y analizando los costes. Hablo de practicar el gobierno abierto, centrándonos en el ciudadano.

Hablo de devolver el prestigio al funcionario como persona que hace funcionar la administración,  que ayuda a su evolución y a su adaptación. Reivindicando trabajadores éticos, activos y preparados profesionalmente que aporten valor, que estén al servicio de los ciudadanos. Que pongan aceite al pesado engranaje burocrático para que todo ruede más fácilmente. Hablo de motivar a los empleados, teniendo en cuenta sus opiniones.

Hablo de que se valore en los trabajadores de la administración lo que saben pero también como lo hacen y lo que aportan. Sus aptitudes y sus actitudes.

Hablo de exigir a los políticos que ostentan el poder o opositan para conseguirlo preparación, dedicación, profesionalidad y transparencia. Pero transparencia real, no de boquilla que es lo que hemos tenido hasta ahora. Políticos y dirigentes que trabajen por y para todas las personas, no sólo para los que les votaron. Dejando de lado sus intereses personales y partidistas.  Que tengan una visión clara y  amplia, de adentro hacia fuera y de fuera hacia adentro. Que busquen pactos con la oposición para crear políticas colaborativas, consensuadas y que tengan continuidad más allá de las diferentes legislaturas. Que escuchen las señales que le dan los ciudadanos y que no vuelvan la espalda a sus gestos. Porque lo que es bueno es bueno para todos, independientemente de las ideologías y colores políticos.

Por encima de todo hablo de reivindicar una administración que acompañe al ciudadano,  que vele por sus intereses trabajando por el bien común, no escuchando al que más grita.

Pero hablo también de que el ciudadano entienda y defienda el valor de lo público, ese intangible tan menospreciado pero que tanto valor puede aportar al bienestar de la sociedad. Que empiece a promover ese cambio participando y exigiendo el papel que le corresponde, entendiendo la responsabilidad que eso supone también para el.

Y hablo de que aquellos que trabajan para la administración no quieran aprovecharse de ella e igual que se exige a la administración que sea transparente en la gestión del dinero público, sean conscientes de que los presupuestos que presentan se pagan también con dinero público y los servicios que prestan son en beneficio de la sociedad en la que actúan y a la que seguramente pertenecen.

La Administración Pública somos todos: políticos, directivos, funcionarios, contratados, proveedores y ciudadanos, por tanto todos tenemos responsabilidad en el cambio.

Publicado en Administración pública, pensamientos, Política | Etiquetado , , , , , , , , , , , , | 4 comentarios

La crisis no es una oportunidad, la crisis es una putada y como tal hay que reponerse a ella y superarla.

 

¿Qué sé hoy que ignoraba antes? No mucho. Sigo siendo la misma persona desconcertada en la periferia de los grandes sucesos políticos y culturales. Soy la misma mujer, inquieta e insegura y  me encuentro tan al margen como antes.

¿Qué he aprendido? Poca cosa. ¿Qué puedo aportar o enseñar? Mucho menos. *

 Dignidad

Puedo afirmar, por ejemplo y a título personal, como todo lo que digo, que la crisis no es una oportunidad, la crisis es una putada. Esta actual situación que para unos ha puesto las cosas en su sitio, a otros los ha machacado impunemente, a muchos nos tiene descolocados, desconcertados, inseguros; ha provocado que estemos buscando, un poco a tientas, una salida a ciertas situaciones. Ha conseguido y, eso es innegable, un cambio en la actitud de la gente y de las organizaciones.

 Quién se queda parado y no reacciona está muerto. Hay que adaptarse a la situación. Seguir caminado, avanzar; despacio cuando se requiere calma y más deprisa cuando se requiere acción. De esto sabe mucho la gente del teatro: El espectáculo debe continuar.

  Así que soy de las que piensan que en lugar de compadecerse y tirar la toalla hay que buscar nuevas fórmulas y nuevos métodos para sobrevivir con la cabeza alta y la mayor dignidad posible. Métodos que te permitan hacer lo que te gusta pero quizás con otras metas diferentes a las de antes. Ya sabéis “No es pobre el que tiene poco, sino aquel que teniendo mucho desea todavía tener más”.

Yo, por ejemplo, me planteo trabajar en lo que me resulta más gratificante: la gestión/colaboración y la comunicación cultural. Aportar mi granito de arena en el cambio de la administración pública. Disfrutar con lo que hago. No tanto hacer más amigos sino no crearme enemigos innecesarios. Mantener a flote alguno de mis ideales y luchar por ellos pero sin llegar a las manos ni a la angustia existencial y sobre todo ser feliz, sin más. Pero esto son opciones personales.

*Adaptación de El hombre inquieto de Henning Mankell

Publicado en pensamientos | 4 comentarios