¿Qué le está faltando a la Cultura municipal?

ThumbnailLeo últimamente algunos artículos dónde se quejan de la poca aparición de la Cultura en los discursos políticos, programas electorales y menos aun en la concreción de nuevos proyectos municipales y aunque no puedo ocultar que también lo he detectado y me produce cierto malestar, en el fondo quiero entonar el mea culpa y vuelvo  a mi obsesión de que algo estamos haciendo mal, los que nos dedicamos a la Cultura, en los modelos culturales que  llevamos a cabo en los municipios para que no se concrete en esos documentos un proyecto cultural claro.

No estamos consiguiendo llevar a la práctica lo que predicamos con el lenguaje, ese discurso manido de la importancia para la sociedad de la Cultura no se materializa en un modelo de intervención. Hace años que trabajo en este campo y creo que siempre nos hemos movido un poco por modas.

Recuerdo mis inicios como animadora sociocultural, después de estudiar Trabajo Social, hace cerca de 25 años. En aquellos momentos las políticas culturales se centraban sobre todo en estimular la participación de las personas a través de procesos pedagógicos o prácticas sociales que promovían la participación para conseguir transformar la sociedad incentivando la crítica y promoviendo así un cambio de realidad. Ese era un trabajo en la calle, o en las casas de cultura o centros culturales, cerca de las personas, provocando el movimiento asociativo pero de una manera como muy de ir por casa, poco planificada. Si, ayudamos a crear grupos, asociaciones que trabajaban para la comunidad, a crear procesos de participación con la gente. Existían movimientos culturales muy amateurs, todo muy precario, con mucha voluntad pero poco método.

Cuando miro hacia atrás veo esas asociaciones culturales que intentaban acercar la cultura al barrio, algunas aún perduran haciendo las mismas actividades que hace 20 o 25 años: exposiciones con sus socios, talleres de costura, sevillanas o macramé. O aquellas asociaciones de vecinos que se iniciaron como entidades de reivindicación en los barrios y que ahora limitan sus actuaciones a realizar las fiestas populares, pero que han perdido su espíritu crítico o que carecen de un proyecto serio vinculado a su pueblo, a su historia o a las necesidades de sus ciudadanos.

Con el paso de los años se empezó a hablar de la gestión sociocultural y al poco tiempo perdimos lo social y los profesionales de la cultura nos reciclamos hacia la gestión cultural. La animación sociocultural, que nos pareció la panacea cuando empezábamos, de repente nos sonaba a algo casposo y obsoleto. La gestión cultural era otra cosa, más vinculada a lo económico que a lo social. La gestión cultural fijaba objetivos, asignaba recursos, evaluaba resultados, creaba un método donde la importancia recaía sobre todo en la creación de productos culturales y no tanto en la iniciativa o la participación ciudadana.

¿No os chirría algo? Dos conceptos diferentes pero llamados a unirse se separaron y siguieron caminos paralelos. La sociedad se fue por un lado y la cultura por otro. Por eso, tal vez, la Cultura ha quedado al margen de la gente, como algo complementario que se intuye importante pero no demasiado. Los ciudadanos no sienten la necesidad de la cultura, no han detectado lo que provoca en ellos por tanto no son capaces de reconocer como se sentirían si les faltara.

Ahora que se vuelve a hablar tanto de participación, comunicación, colaboración, igual es el momento de recuperar los principios de la animación sociocultural: el territorio, la comunidad, la población, el contexto social cultural y educativo, la democratización y la democracia cultural (que antiguo me suena eso y a la vez que moderno) el cambio y la transformación social;  y mezclarlo con los principios de la gestión cultural: el acceso de todos a la cultura, satisfacer las demandas de los ciudadanos, la eficacia y la eficiencia, el marketing y la comunicación, la economía social. Creando un modelo integrado de intervención que contribuya a la mejora del desarrollo cultural en los municipios.

Quizás debamos recuperar la figura del Animador Sociocultural como mediador o guía entre los ciudadanos y grupos. Que escuche, pregunte, facilite procesos, que trabaje cerca de la gente para contribuir a la mejora del desarrollo y la transformación social y cultural y que complemente a los gestores o técnicos de cultura de los ayuntamientos o que estos incluyan esas aptitudes y prácticas también en su perfil profesional para favorecer la participación activa y protagonista de la sociedad y salir un poco de la zona de confort en que estamos sumergidos y en la que mayoritariamente nos limitamos a utilizar el presupuesto para la realización de actividades más cercanas al dirigismo cultural que a la búsqueda de procesos socioculturales participativos.

La Gestión Cultural es sustancial en la vida cultural de la sociedad pero la Animación Sociocultural también tiene que ponerse en valor y aumentar su acción y su presencia. Quizás así consigamos que la Cultura aparezca más en los discursos, en los programas y en las propuestas y suba puestos en la lista de las cosas importantes y necesarias, tanto en las demandas ciudadanas como en las prioridades de las administraciones.

Posts relacionados:

La co-responsabilidad de la Cultura. Un reto a poner en práctica

El malestar de la Cultura

Decostruir la Cultura

Prospectadores culturales: una nueva forma de mirar, una nueva forma de actuar

El cambio en la gestión de la Cultura en la Administración Pública

Gestor Cultural. ¿Gestor de qué?

 

Anuncios

Acerca de maferragut

Soy funcionaria de la administración local, gestora cultural, licenciada en publicidad y relaciones públicas y diplomada en trabajo social. Esos son mis intereses profesionales. Siempre en continuo aprendizaje. Me gusta el arte, la literatura, la música y estoy enganchada a las redes sociales.
Esta entrada fue publicada en Administración local, Administración pública, cultura, Política, politicas culturales, prospectadores y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s