Gestor Cultural. Gestor ¿de qué?

“No hace falta decir que la cultura que deja insatisfecho a un núcleo tan considerable de sus partícipes y los incita a la rebelión, no puede durar mucho tiempo ni tampoco lo merece.” Sigmund Freud

Que la crisis va a provocar muchos cambios es algo evidente. Que vamos a tener que reinventar o inventar muchas cosas, también. En la parte que nos toca a los gestores culturales pienso que vamos a tener que reinventarnos de la cabeza a los pies. No hay que asustarse, el bagaje va con nosotros y ya se sabe que la experiencia es un grado, pero, aviso a navegantes, nuestro perfil profesional va a tener que pasar por las manos de un cirujano plástico.

La mayoría de nosotros, los que tenemos una cierta edad, aprendimos la profesión a base de darnos trompazos con la pared, era una profesión nueva, lo es todavía y no nos quedó más remedio que ir formándonos durante nuestro aprendizaje profesional: máster, posgrados, especializaciones, etc. Ahora, los jóvenes gestores, primero se forman y luego lidian con la profesión, como debe ser. Pero resulta curioso que, incluso antes de haber recibido el reconocimiento como profesionales, los Gestores Culturales en general debamos renovarnos para no morir.

La crisis ha provocado que se muevan los cimientos de nuestra sociedad. En estos momentos todo es cuestionable. La manera de hacer cultura no va a ser menos y las profesiones con ella relacionada tampoco. En cualquier caso la experiencia profesional y la formación nos servirán, seguro, para adaptarnos a los nuevos tiempos y a las nuevas necesidades. Pensemos en positivo, la vida es cambio, aceptemos que el cambio puede ser bueno y obliguémonos a adaptarnos y pensar que hay otras maneras de hacer las cosas mejor.

El cambio es un matiz que obliga a repensar antiguas estructuras. Si somos capaces de variar las maneras de hacer las cosas al ritmo que exigen los tiempos, cambiando las prácticas que han quedado obsoletas, ampliando nuestra visión hacia un horizonte cambiante, con nuevos retos, nuestra profesión se puede ver reforzada.

Pienso que el error, ahora, es querer gestionar la cultura, sobre todo, desde el ámbito de la administración. La cultura debería desarrollarse o evolucionar por sí misma. Sin corsés, ni dirigismos políticos o administrativos. La cultura gestionada no interesa, se consume de una manera pasiva, pero no se valora como tal.

Si no hay que gestionar la cultura ¿para qué un gestor cultural? Hablemos mejor de un facilitador de la cultura.

Creo que el perfil del Gestor Cultural debería evolucionar al de Facilitador Cultural. Hablaríamos de profesionales con preparación, que trabajarían para desarrollar o reforzar el potencial de los ciudadanos o actores culturales a nivel individual o en grupo. Podría ser la persona que les orientase a la hora de conseguir los objetivos. El facilitador aprovecharía su experiencia en procesos grupales, comunicación, toma de decisiones, organización, para intentar que las cosas funcionasen. Su labor se centraría en el proceso, en cómo se podrían hacer las cosas; más que en el contenido o en las cosas que se harían (eso lo decidiría la ciudadanía y los creadores). El facilitador sería un guía del proceso para conseguir los resultados deseados.

El facilitador no sería ni el líder, ni el jefe, sino el encargado de conducir las discusiones y de propiciar el diálogo. Ayudaría a apartar los obstáculos, resumir los puntos de vista, consensuar, fomentar el espíritu creativo, innovador y productivo. Para ello el facilitador debería permanecer neutral en todo momento y simplemente mediar para conseguir los acuerdos sobre la cultura que queremos y como la queremos. Promovería una actitud activa con respecto al ciudadano (tanto el creador como el consumidor) y fomentaría la participación en este proceso de creación cultural donde habría un aprendizaje y una enseñanza mutua. En este sentido el facilitador tendría que contemplar la diversidad cultural y las diferentes realidades sociales y culturales, a fin de que se vieran todas representadas en el proceso creativo, valorando las diferencias y enriqueciendo el producto final a partir de ellas.

En el ámbito de la administración local, la más cercana al ciudadano, pero también en el resto de administraciones, esta nueva figura del facilitador cultural, que sustituiría al caduco gestor cultural, podría ser muy útil. Debería ser una figura clave para la transformación de las políticas culturales que tendrían que cambiar radicalmente. Fomentando una cultura pública hecha por el público, entendiendo como público la gente, el ciudadano que mira a la administración. Poniendo a disposición de los ciudadanos creadores y consumidores el amplio abanico de infraestructuras existentes. Provocando y fortaleciendo la autoría de la sociedad civil, las organizaciones y asociaciones. Generando espacios y sinergias y complicidades para canalizar los diversos intereses y propuestas, así como la integración de las mismas e incitando a la participación de los diversos actores culturales. Abriendo caminos para la expansión y distribución de la cultura. Facilitando, en definitiva, que la cultura se desarrolle, evolucione, crezca y que los ciudadanos participen de ella.

El ciudadano espectador debería ser también consecuente en este sentido e implicarse en la nueva manera de hacer la cultura. Tendría que ser exigente pero también mucho más consecuente y constante en sus intervenciones.

Se acabaría el plato del día, la programación cultural arbitraria o por decreto, sin consenso ni participación. El ciudadano creador sería el cocinero de la actividad. Elegiría los ingredientes, el espació, el lugar, el día, la hora, el precio. Produciría su proyecto. El facilitador de la cultura en la administración se limitaría a acompañarlo en ese proceso, a ayudarlo a que fuera posible su proyecto, a generar reflexión y auto-corrección, dejar constancia escrita de la experiencia, evaluar conjuntamente y transferir aprendizajes, mostrar beneficios, proactivar comunicaciones, ordenar ideas, confrontar incongruencias e inconsistencias, promover el dialogo y la colaboración entre agentes para viabilizar el encuentro democrático y representativo de la pluralidad de las necesidades y de las demandas culturales de nuestra sociedad.

Por otro lado y puesto que la financiación de la cultura también está en juego deberíamos buscar fórmulas de colaboración o apoyo a la cultura a nivel local, a pequeña escala, fomentando el patrocinio o mecenazgo de pequeñas empresas poco proclives a invertir en cultura, convenciéndolas para ayudar en este proceso participativo de construcción cultural de la ciudad y abundando en la función social de cultivar la cultura con los propios ciudadanos.

Eso sí, todos los que se impliquen en el cambio deberían exigirse mutuamente calidad, eficacia, eficiencia, sentido común, respeto, profesionalidad, entusiasmo y sacrificio. La Cultura lo vale.

Anuncios

Acerca de maferragut

Soy funcionaria de la administración local, gestora cultural, licenciada en publicidad y relaciones públicas y diplomada en trabajo social. Esos son mis intereses profesionales. Siempre en continuo aprendizaje. Me gusta el arte, la literatura, la música y estoy enganchada a las redes sociales.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a Gestor Cultural. Gestor ¿de qué?

  1. Bueno, no solo los gestores culturales tendréis que reinventaros. Nos va a tocar a muchos otros, y ójala que seamos capaces de hacerlo bien.
    Me gusta tu reflexión. Efectivamente los roles de productor y consumidor son cada día más difusos. Me atrevería a decir que lo que nos porpones es precisamente cultura 2.0
    Besos

  2. Mar dijo:

    De que libro de Freud es la cita?

  3. Pingback: ¿Qué le está faltando a la Cultura municipal? | desde mi ventana

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s